No me apetecía nada bajar ahora al supermercado a comprarla, asi que pensé en pedírsela a mi vecino.
Asi que lo que su mano tocaba ahora era mi clítoris directamente, y qué bien lo hacía!, lo excitaba dulcemente mientras que otro dedo lo pasaba por la entrada de mi cueva, haciendo leves intentos de penetrarme con.Si en aquel momento no hubiera tenido las manos atadas, se las hubiera puesto en la cabeza, empujándola sobre mis tetas, para que no dejara de chupármelas.Sobre como terminó aquello, mi relación con mi compañero, y mis futuras visitas a la casa de mi vecino, os lo contaré en futuros relatos.Gemidos que empezé a acompañar, con pequeñas frases como:- Masssss, siii, sigueeee, vamossss, sigue follandomeeeee, vamossss,más rápido, hasta que ya no pude hablar y cambié las palabras por un grito que anunció mi orgasmo.Cómo sabía lo que yo quería en aquel momento!Asi que le pedí ayuda a Tomás.Sus manos abandonaron la busqueda del bote, y se alojaron, sin ningún tituveo, en mis tetas, a la vez que me decía pegado a la oreja: - María, siempre te he deseado.Yo: nos vemos el otro domingo (desde la puerta) Alfonso: no aguantare tanto tiempo Yo: (guiñándole un ojo) pues no tienes de otra Cuando llegue a mi casa, ya estaba mi mama sentanda encima de las piernas de mi papi besándolo, fui y me senté.Papi: Mariangelll por dios que cosas dices.
En ese justo momento, un explosion se dió en mi boca, que se inundó de semen.
Su nombre era Tomás, pelo negro, ojos verdes, cuerpo atlético, aunque algo redondito a causa del paso del tiempo, y la verdad es que tenía algo que alguna vez me había hecho fijarme en él, no solo como mi vecino.
Mi sueño era que mi novia follara con otro mientras yo la miraba y la grababa, pero la gran puta no accede a mis deseos sexuales.
Era un líquido cálido, que rapidamente tragué, ya que quería seguir chupándosela para extraerle toda su lexe, y seguir sintiendo su polla con mi lengua.
Teresa: si pasa que yo ya voy de salida.Yo: te enojarías papi, papi: prometo no enojarme (levantando su manito en señal de juramento).Al final vi a donde me llevaba.Papi: no tampoco, eres mi hija Yo: anda papi solo la veo un momento y te la guardas, además ya la tienes parada mira (señalando su verga) Papi: (tapándose) no Mariangel y ya basta con esas cosas Yo: está bien iré donde el vecino.Papi: Mariangelll por dios (se puso como un tomate).Papi: tienes razón, sexo mujer camera no debí preguntar.



Vamos, sigue follándome asi, sigue, vamos, muévete, folláme.
Yo quería lamerla lentamente, besarla, pero aquellas ganas de comersela fueron superiores y me la tragué rapidamente, metíendomela y sacandomela de mi boca durante un largo tiempo.

[L_RANDNUM-10-999]